Preguntenos

Si usted desea mas información
 
Estoy de acuerdo con sus terminos y condiciones
Enviando este formulario, usted acepta nuestra politica de privacidad.
powered by fox contact

Aviso

Homeopatia 

 


 

hahnemLa Homeopatía, como terapia médica, fue creada por Samuel Friedrich Hahnemann(1755-1843) tras experimentar en su propio cuerpo que las sustancias que son capaces de provocar una enfermedad en el organismo eran capaces de curar enfermedades de las mismas características o síntomas similares. En 1810, Hahnemann publica su obra fundamental, Organnon der Rationellen Heilkunde , en la que define y precisa la ley de similitud, según la cual: 
1 .-Toda sustancia activa farmacológicamente, provoca en el individuo sano y sensible, un conjunto de síntomas característicos de dicha sustancia. 
2 .-Todo individuo enfermo presenta un conjunto de síntomas que caracterizan a su enfermedad. 
3 .-La curación se puede obtener mediante la administración de una pequeña cantidad de la sustancia, cuyos efectos sean similares a los de la enfermedad.
 

Este principio básico de la terapia desarrollada por Hahnemman es el que ha dado nombre a la misma. Homeopatía significa "curar con lo mismo" , es decir, curar con aquello que enferma de igual manera al individuo sano. 

Esta serie de observaciones condujeron a Hahnemann a suponer que, cuanto menor fuera la dosis administrada al enfermo, más rápida y eficaz sería la curación , desarrollando así el segundo principio básico de la homeopatía, conocido como principio de las dosis infinitesimale. Cualquier producto que se elaborase para administrárselo a un paciente, de acuerdo con la teoría homeopática, consistiría en una pequeña porción de la sustancia activa, prescrita de acuerdo con la materia médica, y diluida sucesivamente hasta que prácticamente no quede sustancia activa en el preparado. 

La única explicación lógica que podía buscarse a este principio era que, en el proceso de dilución del principio activo, el medio en el que se diluía éste -normalmente agua- fuera capaz de "memorizar" las características del agente activo , pero evitando su toxicidad, ya que aquél desaparecía. Suponiendo cierto esto, para que el tratamiento fuera más eficaz se necesitaría agitar vigorosamente el preparado durante su proceso de dilución, de manera que todas las moléculas del disolvente entraran en contacto con la sustancia activa. Es lo que se conoce como dinamización, y exige no sólo una intensa agitación del preparado, sino también que el proceso se realice en sucesivas fases de dilución 1/10 (Decimal) ó 1/100 (Centesimal). Es decir, disolviendo sucesivamente una parte de la mezcla original en 10 ó 100 partes de disolvente respectivamente, repitiendo a continuación el proceso . El número de repeticiones efectuadas determina la potencia de la disolución, en decimales (o centesimales) hahnemannianos: DH (o CH). 

Una última ley de la homeopatía se denomina Ley de la Individualización, y de acuerdo con ella los homeópatas hacen suyo el viejo aforismo de "no hay enfermedades sino enfermos". Todo estudio sintomático y todo remedio homeopático deben confeccionarse exclusivamente para cada paciente, y no tienen sentido los remedios generales . Esta ley es la que con más frecuencia ignoran los homeópatas , y la que, en cualquier caso, permite justificar cualquier posible fracaso de un tratamiento determinado o de un estudio clínico. No impide, sin embargo, que los homeópatas refieran aquellos estudios clínicos que sí les dan la razón. 

Vis Natura Medicatrix 

Para Hahnemann, el organismo posee un principio o energía vital ( el arqueo de Paracelso ), cuya función, en estado normal, consiste en regular todo el organismo proporcionándole una capacidad natural de autocuración. Es lo que Hahnemann denomina Natura Medicatrix. Cuando esta energía vital se desequilibra, el organismo enferma. Según Hahnemann, bastaría un pequeño impulso para "activar" el proceso de autocuración del enfermo. 

Desde esta perspectiva, la etiología de las enfermedades carece de importancia. De nada sirve conocer las causas de un mal , si es que éstas existen, pues el origen de la enfermedad reside en un desequilibrio de la energía vital del enfermo, y la curación debe obtenerse restableciendo ese equilibrio. No obstante, en la repertorización homeopática, se consideran de gran valor los signos y sintomas etiologicos. 

El desequilibrio causado en el organismo puede ser de distintos tipos, pero esta caracterización no tiene por qué depender de los distintos agentes patógenos. Lo importante a la hora de buscar un remedio es determinar en qué sentido se ha producido el desequilibrio de la Natura Medicatrix, y éste viene determinado exclusivamente por los síntomas de la enfermedad. Así, dos enfermos con idénticos síntomas deben ser tratados de la misma manera, aunque las causas de sus enfermedades sean distintas. 

Los medicamentos homeopáticos se toman en presentación de gránulos y gotas preferentemente (aunque se puedan administrar en otras formas galénicas como inyectables, ovulos...etc) y ha de ser el medico homeópata el que después de un minucioso estudio del enfermo y de su enfermedad decide establecer un diagnostico y un tratamiento eficaz. 

La Homeopatía es una forma de curar aceptada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y es aceptada y reembolsada por la Sanidad de muchos paises (Francia, Alemania etc..)

 

 




Diseñado por W@yPc.