Hacia una medicina regenerativa.

Hacia una medicina regenerativa.

diciembre 17, 2018 Medicina General 0

Todas las células que conforman nuestro organismo están sujetas a unas leyes que permiten su regeneración. Es decir, que las que mueran den paso a otras que las sustituyan. Esto varía de unos tejidos a otros. Desde la células  que conforman nuestra piel que se regeneran muy rápidamente (se dice que cada………. cambiamos enteramente las células de  nuestra piel). Por otra parte vemos que otros tejidos no se regeneran con tanta velocidad  como son los que constituyen nuestros órganos, pues  están formados por células mucho mas especializadas  (como el hígado, sistema digestivo). Cosa aparte son las células de nuestro sistema nervioso que se afirma que no se regeneran nunca

Este hecho es de gran relevancia hoy en día pues pone en tela de juicio las células madre, los factores de crecimiento y todo lo relativo a la ética de la utilización de tejidos embrionarios.

Si sufrimos una  lesión de índole degenerativa tendría su solución si se acelerara su  replicación celular o la implantación de células jóvenes que podría suplir el tejido dañado y así resolver el problema.

Estamos hablando de Medicina regenerativa.

A lo largo de la historia se han utilizado muchas sustancias a que se les ha denominado inductores de la multiplicación celular. Vamos que aumentan la velocidad de crecimiento en zonas donde haya habido una destrucción o una degeneración de tejidos.  

Uno de ellos es el ozono, aunque no es el único.

En 1986 se descubrieron ciertas proteínas que son sustancias que segrega el mismo organismo y a las que se les denominó factores de crecimiento,  que como su nombre indica aumenta el poder de replicación de las células allí donde se aplique. Digamos que actúan  como las hormonas de crecimiento, pero a nivel local.

Todas las células del organismo pueden producir estos factores de crecimiento, pero en especial lo contienen los  plaquetas que circulan por  el torrente sanguíneo y que no solo se encargan de “taponar” las posibles hemorragias, formando el trombo de urgencia o blanco, sino que también contienen dichos factores de crecimiento para poder acelerar la cicatrización

El caso que presentamos es el de un joven  de 37 años, que tras ver su radiografía apreciamos  una gran fisura de una fractura que no  cerró tras un accidente de moto.

Dicha línea de fractura no solo afecta a la cabeza del fémur, sino que continúa  al hueco o acetábulo  donde “encaja” la misma cabeza del fémur.  Esto le causaba dolor a  nivel de la ingle, así como inestabilidad para su pelvis, que le impedía hacer movimientos simples  como caminar, bajar del coche… etc

El paciente, había sido visto por su Traumatólogo, el cual le había sentenciado  con la colocación de la prótesis sustitutiva como única solución.

El tratamiento que le aplicamos fue la infiltración intra-articular de su Plasma Rico en Plaquetas (extraído de su propia sangre) sometido a una ozonización.

La mejoría no se hizo esperar más de una o dos sesiones. El paciente revelaba que ciertas actitudes posturales ya no le eran molestas.

En total se le hicieron seis, espaciadas cada quince días. Y el resultado de la mejoría la podemos ver en imagen radiológica que se practicó después de tres meses de evolución.

Durante este tiempo tomó ciertos nutrientes de índole homeopática (Homeosor Tri-Calcarea, Silícea, Lycopodium).

Podemos observar en las ultimas imágenes que la línea de fractura está cerrada (quizás falte alguna que otra sesión) y con ello podríamos casi asegurar que no necesitará la colocación de prótesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Idioma »
error: Contenido protegido!!